Luxury Orlando: un hotspot en Florida

La ciudad de Florida se ha convertido en una urbe cosmopolita donde el lujo y el placer son de todos los días.

Por: Alfredo Quintana Garay

PUBLICIDAD

El sol es el mejor amigo de esta ciudad de Florida. Al amanecer, el Lake Eola, rodeado por los edificios del Central Business District, es un lugar perfecto para dar una caminata y ejercitarse un poco. Es un lujo natural en el que se ven nadar cisnes y patos que parecen compartir la tranquilidad que significa pasear por un lugar como este. De noche, una bellísima fuente con luces de tonalidades verdes, es igualmente perfecta para caminar o como un sendero para dirigirse a tomar unos tragos o a cenar.

Foto: Four Seasons

Estamos en el downtown de Orlando, una ciudad que si bien continúa siendo conocida como la capital de los parques temáticos, ha dado un vuelco a su urbanismo y a su oferta gastronómica y cultural, para convertirse en una las ciudades más atractivas de Estados Unidos. Barrios como Church Street, el encantador Thornton Park o el sofisticado Audubon Park le otorgan una oferta de primer nivel al centro de la ciudad.

Orlando cuenta con uno de los shopping centers de mayor lujo en el país, The Mall at Millenia, resorts exclusivos, entre ellos Four Seasons Orlando, el único con cinco diamantes AAA, y una oferta de bienes raíces que invita a invertir en una residencia o un departamento en alguno de los desarrollos dentro o fuera de la ciudad. Aunque los parques temáticos, como Universal Studios y Disney World, permiten contar con recorridos y trato preferencial con la contratación de un paquete VIP, la ciudad de Orlando ya no se limita a lo espectacular de esos sitios. Es una urbe cosmopolita que merece ser descubierta y visitarse con frecuencia.

Foto: Four Seasons

Winter Park

La comunidad de Winter Park fue fundada a finales del siglo XIX por magnates estadounidenses que deseaban contar con mansiones de descanso. Hoy es una de las zonas residenciales más exclusivas en el área de Orlando y un auténtico sitio para hedonistas. Cuenta con diversos eventos culturales en sus distintos teatros, museos y galerías, así como asociaciones como la Bach Festival Society of Winter Park, que hacen de este lugar una parada magnífica, ya sea como visitante o, bien, como inversionista para adquirir alguna de las residencias.

Foto: Four Seasons

A un costado de Central Park (donde se celebra el Winter Park Autumn Art Festival) se encuentra Park Avenue (http://experienceparkavenue.com), una calle repleta de tiendas, restaurantes y esos sitios indescriptibles que hacen una parada obligada para el viajero de lujo. Es posible estrenar un nuevo outfit personalizado en tiendas como John Craig, o llevar a otro nivel la afición por los vinos. En este caso, la recomendación es visitar The Wine Room, un lugar acogedor que cuenta con diversas máquinas para degustar vinos blancos, rosados y tintos, entre otros. Lo primero es adquirir una tarjeta con la cantidad en dólares que se desee y de ahí comenzar a “jugar”.

Se pueden degustar copas de 1, 2.5 o 5 onzas, de vinos sudafricanos, franceses, italianos, españoles… Una recomendación es bajar a The Vault, un privado que literalmente fuera una bóveda, donde es posible sentarse para maridar el vino elegido con charcutería fina y los deliciosos crostinis de la casa. También pueden realizarse eventos privados de degustación, así como disponer de una cava personalizada. Los miembros pueden permitirse entre uno y 10 espacios para la guarda de sus botellas de vino (a la temperatura adecuada), así como degustarlas en The Vault cuando lo deseen. Una bóveda de placer.

Renovar el guardarropa

The Mall at Millenia se ha convertido en un destino de lujo en sí mismo. No sólo se ha posicionado como uno de los centros comerciales más importantes de Estados Unidos, sino como el sexto entre los 10 centros comerciales que generan más ventas en el país. La amabilidad del clima en Orlando permite que el fin de año se convierta en una experiencia deliciosa con sus más de 150 tiendas.

En Millenia se ubican Neiman Marcus y Bloomingdale’s, así como locales consentidos de marcas como Salvatore Ferragamo, Louis Vuitton y Chanel. Los caballeros menos conservadores, pero con mucho estilo, pueden optar por la ropa de AllSaints, una chamarra de Robin’s Jean y los accesorios de David Yurman, mientras que las mujeres… ¡simplemente no se darán abasto! Además, es posible contratar un servicio de conserjería personalizado, para realizar cambio de moneda o simplemente recibir la asistencia adecuada para cualquier petición.
¿La mejor manera para recuperar las calorías quemadas con el shopping? Una cena en The Capital Grill, seguida de una selección de Godiva Chocolatier. Hay que saber  consentirse.

Tesoros de Orlando

Hay mucho que ver y conocer en esta ciudad. Un lugar que transpira belleza y lujo es Disney’s Boardwalk, un muelle con una arquitectura que recuerda a la de los años treinta. El Disney’s BoardWalk Resort es un hotel AAA de cuatro diamantes que ofrece villas de lujo con una vista maravillosa al lago y una decoración exquisita.

A lo largo del paseo hay tiendas, restaurantes y bares que son parte de una vida nocturna iluminada por los propios establecimientos, que también ostentan un diseño y arquitectura que recuerdan a lugares como Coney Island en la primera mitad del siglo XX. Una excelente opción es refrescarse en Big River Grille & Brewing Works, un restaurante y microcervecería con ales y lagers que presumen algunos premios. Para la cena, hay que visitar el emblemático Flying Fish, un renovado restaurante que ofrece cenas de cinco tiempos con maridaje, presentados por el chef Tim Majoras. Entre las delicias del menú de degustación están la pasta con langosta de Maine y un estupendo filet mignon con carne Wagyu. Junto al restaurante se ubica AbracadaBar, una cantina muy acogedora decorada a la manera de la era dorada de la magia; su coctelería y variedad de digestivos obligan la visita.

La gentrificación ha enriquecido a Orlando. Tal vez el mejor ejemplo es Ivanhoe Village, donde lo vintage, lo contemporáneo y lo hípster conviven para ofrecer numerosos spots a tan sólo tres kilómetros del downtown. Uno de los favoritos de los locales es The Imperial, que de día funciona como una boutique de muebles vintage (que recuerda a San Miguel de Allende) y en la tarde ofrece cervezas locales y artesanales. En el mismo barrio hay que darle lujo al paladar en Better Than Sex. ¿Qué ofrecen? Postres “decadentes” que incluyen champagne, vino y mucho chocolate.

Foto: Four Seasons

Por su parte, Lake Nona Medical City se ha convertido en una las comunidades de mayor crecimiento en Estados Unidos. La inversión en los últimos 10 años ha sido de alrededor de 3 mil millones de dólares en complejos hospitalarios, universidades y desarrollos residenciales de clase mundial. Un diseño sustentable, un estilo de vida saludable y tecnología de fibra óptica como parte de su infraestructura urbana son características de esta área. Entre las zonas residenciales de lujo están Enclave at VillageWalk, con residencias desde 600 mil dólares y amenities que incluyen piscinas, seis canchas de tenis y vista al lago. O, bien, Lake Nona Golf & Country Club, con magníficas propiedades de 1 a 4.5 millones de dólares.

Magia en el horizonte

Una ciudad como Orlando, con su gastronomía efervescente y multicultural, shopping de lujo y una vibra cosmopolita que crece constantemente, tiene una oferta igualmente lujosa para hospedarse. Complejos como The Ritz-Carlton y Waldorf Astoria Orlando se encuentran entre las mejores opciones para pasar unos días, pero sólo un lugar ostenta la categoría Cinco Diamantes de AAA. Se trata de Four Seasons, ubicado en Walt Disney World, un resort de clase mundial rodeado de vegetación y lagos, con una arquitectura que busca recrear el estilo neocolonial de España.

Foto: Four Seasons

El hotel cuenta con Tranquilo Golf Club, un campo que además es un santuario certificado por Audubon, que luce el paisaje natural típico de esta región de Florida; fue diseñado por Tom Fazio, el arquitecto más galardonado de la historia por Golf Digest. En la tienda deportiva del club puede estrenarse un outfit de Peter Millar o Travis Matthew.

Foto: Four Seasons

Uno de los placeres que hay que disfrutar en Four Seasons Orlando es el spa, un espacio de diseño contemporáneo en el que se corre el riesgo de no querer irse jamás. Cuenta con dos bungalows con una preciosa vista al lago, para reposar luego de recibir un masaje, un tratamiento o alguna de sus terapias exclusivas en una de las 18 salas. Este spa dispone de todos los amenities para gozar de un buen sauna, seguido de un baño con una regadera que ofrece la posibilidad de elegir diferentes temperaturas cada una con un estilo de música ambiental. Además, hay disponibles cuatro suites para parejas por si se desea compartir un masaje en este lugar que elimina todo estrés.

Entre los distintos encantos de Four Seasons, hay que destacar su restaurante Capa, un steakhouse en el rooftop del hotel que goza de una terraza con una vista privilegiada. Se trata de un lugar sofisticado diseñado por Puccini Group, de San Francisco, en el que una cocina abierta permite observar la preparación de un menú inspirado en la cocina española.

Foto: Four Seasons

Pero el disfrute de este resort se extiende a todas las áreas. Hay una boutique donde se pueden adquirir diseños de Tom Ford y Tory Burch, o bien, joyas con el sello Disney creadas por Kimberly McDonald. También cuenta con una alberca exclusiva para adultos, perfecta para relajarse y tomarse un coctel.