Esta pieza de Corum unifica perfectamente la Alta Relojería y la Alta Joyería

Esta disponible en dos versiones: oro blanco y rosado. Sin embargo, es muy exclusivo pues solamente existen 18 ejemplares de cada uno en todo el mundo.

Las creaciones femeninas de Corum siempre resultan en piezas de Alta Relojería donde la joyería funge como pieza esencial e incluso como alma del reloj. Desde la marquetería de plumas del Heritage Artisans Feather, hasta los diamantes de colores en el modelo Golden Bridge, la manufactura tiene algo para toda mujer.

PUBLICIDAD

Este año la marca exploró un mundo nuevo con la creación del Heritage Diphylleia, un ejemplar que unió lo mejor de la Haute Horlogerie y Haute Joaillerie en su diseño `floral´ trazado con piedras preciosas. La diphylleia -también conocida como flor esqueleto- que inspira cada reloj, cuenta con una propiedad completamente única: sus pétalos adquieren una transparencia singular cuando están húmedos.

Un movimiento esqueleto que exterioriza los esfuerzos de excelencia técnica Corum.

Un movimiento esqueleto que exterioriza los esfuerzos de excelencia técnica Corum.

Por lo anterior, el bisel alude al brote gracias a los 22 brillantes engastados, que suman 5.3 quilates, y la franja interna de madre perla, dos cualidades que le dan el brillo excepcional de dichas flores, cuando son bañadas por el rocío de las mañanas.

La caja resguarda un movimiento esqueletado con placas y puentes grabados con motivos florales, mismo que permite que se aprecie por completo el mecanismo del guardatiempos, mientras resalta la ligereza.

Esta disponible en dos versiones: oro blanco y rosado. Sin embargo, es muy exclusivo pues solamente existen 18 ejemplares de cada uno en todo el mundo.

corum.ch