Conoce el origen de alguno de los mejores cocteles

El Bloody Mary, el Gin-tonic o la Caipiriña, todos ellos tienen una historia detrás que pocas veces conocemos.

Aunque son muchas y variadas las historias que se cuentan sobre el origen de los cocteles, la realidad es que estos deliciosos brebajes han llegado a nuestros días para deleitarnos con sus peculiares sabores.

PUBLICIDAD

En Robb Report México hemos investigado el origen de alguno de los mejores cocteles del mundo y aquí te los presentamos:

Bloody Mary

No se sabe a ciencia cierta su procedencia, pero muchos creen que surgió en Paris cuando un americano se decidió a mezclar vodka y jugo de jitomate a partes iguales. Después, en Nueva York, la bebida sería refinada con pimienta, limón, salsa Perrins y tabasco. Se cree que el nombre es alusivo a María Tudor, quien ejecutó en la hoguera a decenas de protestantes y pasó a la historia con el sobrenombre de María la Sanguinaria, que en inglés es Bloody Mary.

Relacionadas: Cinco cocteles para el invierno 

Caipiriña

La bebida emblema de Brasil surgió en el siglo XIX a manos de esclavos que gustaban de consumir ‘garapa’. En las fiestas, mezclaban la bebida con diferentes jugos y aguardiente hecha de azúcar de caña. La más famosa era la de jugo de limón y con el tiempo evolucionó y se le incluyeron trozos de lima y hielo, tal y como la conocemos hoy.

Cosmopolitan

La disputa por qué barman creó esta bebida –preferida por Madonna o Carrie Bradshaw en Sex and the City– es compleja, pero se cree que fue una mujer quien en 1985 inventó este brebaje en Florida hecho a base de vodka, triple seco, lima rose y jugo de arándano.

Relacionadas: 5 cocteles vacacionales creados por los mejores bartender

Daiquirí

Aunque muchos creen que esta popular bebida hecha de ron y jugo de limón, azúcar y mucho hielo fue creada en La Habana, otros piensan que se inventó en las Minas de Daiquirí a manos de un ingeniero estadounidense de nombre Cox. Esta bebida fue la predilecta del afamado escritor Ernest Hemingway.

Dry Martini

Creado en Estados Unidos durante la primera década del siglo XIX, no se sabe a ciencia cierta quién fue su creador, pero su leyenda lo ha convertido en uno de los cocteles más consumidos. El mismísimo presidente Roosevelt se sirvió uno en la Casa Blanca cuando recién se derogó la Ley seca. También fue la bebida por excelencia del personaje James Bond.

Gin-tonic

Se cree que con la invención del agua carbonatada, J. Schweppe & Co. quiso dar un paso más e incluyó la quinina para crear agua tónica. Una bebida que además, combatía el paludismo. Para celebrar las victorias en India, los británicos decidieron añadirle ginebra a la bebida y así mejorar el sabor de la quinina.