Benetti Fisker 50: De las calles a los mares

El tiempo empleado para construir un Benetti Fisker 50 es de aproximadamente 18 meses.

Henrik Fisker no es un novato en el tema de los súper yates. El diseñador de automóviles pasa mucho de su tiempo en el Mediterráneo a bordo de barcos, propiedad de sus amigos y conocidos de negocios. Sin embargo, no había diseñado un yate en más de dos décadas, no desde que era un estudiante en el Art Center College of Design, en Pasadena, California. Sin embargo, cuando Fisker, casualmente, mencionó su interés en diseñar un yate con Benetti, el astillero italiano inmediatamente estuvo de acuerdo con el proyecto.

PUBLICIDAD

El objetivo, dice Fisker, era crear un yate que fuera tan funcional como lo era su diseño. “Al igual que con la industria del automóvil, muchos conceptos asombrosos nunca se materializan realmente”, dice, “así que queríamos concebir uno que fuera factible y que realmente se construyera. El desafío era hacer algo más que lanzar otro concepto, era imaginar un diseño innovador y único que pasaría de los planos a la realidad”.

El Benetti Fisker 50, semi personalizado, de 164 pies (desde $37 mdd) puede convertirse en realidad para aquellos que compren este regalo. Y no es de extrañar que los conocimientos automotrices de Fisker hayan influido en el aspecto del yate. La forma curvada del casco, cerca de la popa, se asemeja a la parte trasera de un auto deportivo, y el arco, acentuado con fibra de carbono negra y barras horizontales de acero inoxidable, se asemeja a la parrilla.

El plan de Fisker es incluir seis cabinas que puedan albergar un total de 12 huéspedes. El salón principal estará equipado con un bar en vez de una mesa formal de comedor. El bar tendrá vistas al océano y podrá nivelarse electrónicamente para que pueda servir como mesa de comedor.

Los espacios de todo el yate serán diseñados para albergar grandes grupos de personas, tales como la cubierta superior, que contará con una chimenea y un pozo de fuego circular con capacidad para 12 personas. Los interiores pueden ser completamente personalizados, pero si quieres que tu yate luzca tal como Fisker lo diseñó, él está disponible para aconsejarte.

POR: Shaun Tolson

benettiyachts.it