Arturo Bodenstedt, redentor de prejuicios sobre el vino mexicano

Platicamos con uno de los conocedores y promotores más ambiciosos del vino mexicano, Arturo Bodenstedt.

Arturo Bodenstedt recuerda nítidamente aquellos días que pasaba en Alemania, con sus abuelos, mientras corría por los viñedos de su familia, en un país con una tradición de calidad para vino blanco. La pasión por el vino es algo que corre por sus venas.

PUBLICIDAD

Emprendió esta aventura de la Guía de Vinos Mexicanos con la misión de erradicar los prejuicios en torno a este, prejuicios que él mismo compartía: que el producto mexicano es caro y de mala calidad. Acepta que hace nueve años que emprendió este proyecto, el público nacional pensaba así mismo del fermentado que se producía en nuestro país.

El trabajo es muy arduo: documentar, organizar, probar y calificar todos los vinos que se hacen en nuestro país, todas las bodegas. Esta titánica tarea es un poco parte del trabajo de Arturo Bodenstedt para enmendar su error hacia el vino mexicano y no dejar que la gente caiga en esa falacia.

“Destaco que el vino mexicano es muy distintivo. Lo que se está produciendo en nuestro país es completamente moderno. Son mezclas muy innovadoras, se llevan a cabo muchos experimentos con todas las variedades: blancos, tintos, rosados y espumosos. Yo creo que lo que caracteriza al vino mexicano es que es muy diferente al resto del mundo. Esto le da un plus porque tiene una personalidad propia”, confiesa Arturo, ahora el primer admirador del fermentado local.

Cortesía de la marca

Cortesía de la marca

Este cambio de percepción lo vivió al visitar, conocer las bodegas y ver el gran esfuerzo que hacen los productores. Es el mismo proceso que ha vivido el consumidor mexicano, quien está cada vez más inmerso en la cultura vitivinícola, por lo tanto tiene las herramientas para apreciar la enorme evolución que ha desarrollado la industria.

“Creo que hay una predilección, una ola de dejarse sorprender por lo que las bodegas nacionales tengan que ofrecer y podemos ver este fenómeno en las cartas de vino de los restaurantes, como en la oferta de vino doméstico en las diferentes tiendas”, admite con cierto orgullo.

Contrario a lo que muchos expertos en vino acostumbran, Arturo Bodenstedt no critica este nuevo conjunto de prácticas en el vino, que estos aborrecen y consideran aberrantes. Él no ve mal el vino azul, tomar vino con hielo, sin copa, en cocteles  y tantas otras experiencias vinícolas que rompen los paradigmas antiguos. “Lo importante es que la gente consuma vino, mexicano sobre todo y elija por sí misma lo que le gusta y lo que no”.

Sobre si México tiene ya alguna uva emblemática, que se haya acoplado a las características del clima y terreno de nuestro país: “Todavía nos falta para encontrar una uva característica de nuestro país. Yo prefiero esto como consumidor, las mezclas innovadoras en vez de casarnos con alguna cepa en particular”.

Lo que sí nos compartió, es que Cabernet Sauvignon, Tempranillo y Nebbiolo son las variedades tintas más producidas. En el caso de las blancas, este lugar lo ocupan Chardonnay, Sauvignon Blanc y Chenin Blanc.

La Guía de Vinos Mexicanos de Arturo Bodenstedt se encuentra en su novena edición, recopila todas las bodegas y todos los vinos producidos en nuestro país, además de notas de cata de cada uno y recomendaciones por precio. Se trata verdaderamente de la mejor herramienta para el amante del fermentado nacional.

Cortesía de la marca

Cortesía de la marca

Puedes revisar la página de Facebook de ArtBoden: La Guía de Vinos Mexicanos.