90 con sabor a 100: Volvo S90

El sedán de lujo más innovador del mercado automotriz internacional.

Además de sentirse a gusto, como en un lounge de primera clase, lo que uno nota de inmediato al sentarse en el asiento del Volvo S90 es la presencia mínima de botones en el tablero, lo cual representa un cambio sustancial tanto a nivel visual como de funcionalidad; y es un detalle que significa mucho, una especie de homenaje a la escuela escandinava de diseño, a las raíces mismas de la firma, vamos.

PUBLICIDAD

Desde ese primer momento uno se percata de que este sedán no es sólo un nuevo modelo, sino una auténtica piedra angular del renacimiento de la compañía en términos de tecnología, conectividad, diseño y sofisticación. Primero lo primero: el S90 sustituye al antiguo S80 y sirve para redefinir los términos sofisticación y renacimiento automotor de Volvo (volvocars.com.mx).

Para empezar, el bólido reúne toda una propuesta de tecnologías, dentro de las que destacan avances sustanciales en términos de seguridad como el “sistema de detección de animales grandes” que detecta desde peatones hasta especies de gran volumen —y claro ciclistas o motociclistas—, y alerta al conductor para que frene, o en su defecto auto lo hace por él. Además están las mejoras de Sensus Conect, el sistema de información, conectividad, control y entretenimiento desarrollado por la marca, ahora es más intuitivo, y cuenta con un centro de mando como columna vertebral que es una pantalla vertical de 9 pulgadas compatible con Apple Car Play y Android Auto.

En este sentido, el protagonista definitivo dentro de estas integraciones tecnológicas es el Pilot Assist, su sistema de control de manejo semiautónomo, estándar en todas sus versiones, que no sólo permite mantener la velocidad y la distancia establecidas por el conductor, sino que podrá llevar a un frenado total del vehículo, así como mover el volante suavemente para evitar que el auto salga de su carril, manteniéndolo así alineado a las líneas del pavimento y permitiendo una conducción cómoda y segura, todo esto sin tener un auto como referencia frente a él.

Con respecto al rendimiento, el elegante vehículo está motorizado por Drive-E: Un bloque común de motores novedosos de 4 cilindros y 2.0 litros de desplazamiento, que permiten autos potentes, con consumos eficientes de combustible y con bajas emisiones de contaminantes. Además, el S90 llega a México con un tren motriz T6, que incluye tracción integral con un motor Drive-E turbo-cargado y súper cargado con 320 caballos de fuerza y un máximo de 295 de torque. En versiones Momentum e Inscription, ambas versiones equipadas con transmisión automática de 8 velocidades.

Pero volvamos a donde comenzamos, el S90 incluye el sello de la sofisticación nórdica en su diseño de interiores y exteriores. Primero está un detalle importante, las luces LED en forma del martillo de Thor y la parrilla cóncava de líneas verticales, las cuales serán sellos distintivos de ahora en adelante en el portafolio de Volvo. Todos los materiales en la cabina del S90 representan un minimalismo evidente, detalles con maderas de poros abiertos que decoran el tablero, la consola central y las puertas. La perilla central y la del interruptor del motor hechas de metal y con bordes biselados, al igual que los controles de las ventilas del aire acondicionado que destacan por su diseño singular y sobre todo elegante.

volvocars.com/mx