10 cosas que le dan valor a un libro

No siempre la antigüedad le da más valor a una obra literaria.

¿Cómo sabes cuánto cuestan los libros que tienes en casa? ¿Deberías guardar la caja de primeras ediciones que te heredó tu abuela? ¿Qué hace que un libro adquiera valor con el tiempo?

PUBLICIDAD

Sotheby’s, a través de Richard Austin y Selby Kiffer, especialistas en libros y manuscritos de la compañía nos dan diez reglas para conocer el valor de nuestra biblioteca.

1 Primacía

Como en la vida, siempre es importante ser el primero. Los libros que son primeras ediciones de un personaje significativo, tienen un gran significado –y valor– para los coleccionistas. Del mismo modo, la primacía histórica puede ser muy valiosa; por ejemplo, algunos libros son deseados porque son la primera aparición de un determinado idioma o el primer libro impreso en un lugar en particular.

2 Primeros libros (no primeras ediciones)

Muchas personas escuchan ‘primera edición’ e inmediatamente asumen que un libro es caro, lo que hace que una primera edición sea valiosa es la combinación entre rareza y demanda. Un ejemplo, el primer libro de Rowling, ‘Harry Potter y la Piedra Filosofal’, –sólo se imprimieron 500 copias–, puede llegar hasta los 45 mil dólares; mientras que una primera edición de tapa dura de su segunda obra, ‘Harry Potter y la Cámara de los Secretos’ cuesta alrededor de 7 mil dólares.

3 Estado

Como en todos los casos de colección, el estado de un objeto ayuda a determinar su valor. Sin embargo, es comprensible que una obra de finales del siglo XIX no se conserve en las mismas condiciones que una edición reciente. Para ello, es importante buscar libros modernos con coberturas cubre polvo. Una primera edición de The Great Gatsby podría valer 400 mil dólares, pero sin esa cubierta protectora, el precio caería a los 8 mil dólares.

4 Encuadernación

Los coleccionistas generalmente buscan libros originales. Incluso, un de los libros más antiguos del siglo XVIII, como es el caso de los viajes de Gulliver, va a valer más en su cobertura de piel becerro, a pesar de que la condición general no será la mejor.

Relacionadas: Los cuentos de Beedle el Bardo valen más de medio millón de dólares

5 Completo

Si un libro se emitió con múltiples añadidos, como placas de color, mapas o ilustraciones, busca una copia que esté cien por cien completa para alcanzar su valor potencial completo. Quitar el mapa de las revistas de Lewis y Clark o enmarcar 20 de las 500 placas de John James Audubon de Birds of America bajará sus respectivos precios de manera espectacular.

6 Procedencia

¿Alguien importante era dueño de un libro? ¿Proviene de una famosa biblioteca? La procedencia, o la historia de la propiedad, pueden mejorar enormemente el valor – tanto que volúmenes que valen intrínsecamente menos de diez dólares pueden saltar hasta los 80 mil dólares si pertenecían a un individuo famoso como George Washington. Esto se vuelve aún más relevante si el antiguo propietario tenía una asociación con el autor o sujeto del libro. Las firmas también agregan valor porque proporcionan evidencia de propiedad.

7 Calidad de la impresión

Muchos coleccionan libros como objetos y buscan obras maestras que hayan sido impresas con la mayor calidad. En este caso, un libro no tiene que ser la primera edición de un autor como Giovanni Boccaccio, pero puede ser cualquiera de sus impresiones que ejemplifican la calidad de la artesanía.

8 Calidad de encuadernación

Del mismo modo, otros coleccionan encuadernaciones finas, como el Art Deco francés del siglo XX y el inglés del siglo XVII o XVIII, que se consideran obras de arte. Aquí de nuevo, el contenido no importa tanto como el arte a mano.

9 Ilustración

Otra característica física que puede agregar valor a un libro es la ilustración, ya sea como un ejemplo de primacía, como la primera representación de las serpientes, o como obra de un artista (especialmente uno famoso) como la edición limitada de Henri Matisse del Ulises de James Joyce.

10 Rareza

La rareza es el principio más frecuentemente atribuido al valor de un libro que -en realidad- juega el papel menos importante. De hecho, la rareza sólo importa si el libro tiene demanda, que es impulsado por los nueve criterios anteriores. Así, aunque puede ser más difícil encontrar una décima edición que una primera edición de Huckleberry Finn, eso no significa que valga más.

sothebys.com

La versión en inglés la podrás leer AQUÍ.